Sujeciones mecánicas: mitos y verdades

Llevo días queriendo abordar este tema y hace un rato he leído este articulo, que apunta en la buena dirección, cuantas menos ataduras o contenciones mejor!! Es verdad que hay situaciones sobre todo agudas que las contenciones son inevitables (hablo de casos agudos), pero tras una contención química adecuada, no se trata de tener sedado o adormilado a nadie; se debería poder desatar .

Hace un año junto con varios compañeros realizamos una revisión bibliográfica para actualizar el protocolo de inmovilización de pacientes del centro dónde trabajaba, creo que una de las grandes conclusiones que aún los sanitarios no se creen es que cuando tienes a cargo una persona con sujeciones debe de tener más vigilancia, la práctica de sujetar alguien a la cama o al sillón no está exenta de perjuicios, lesiones, troembolismo hasta ahorcado ha habido y está documentado.

sujecion geriarteExiste evidencia científica que menos sujeciones implica menos deterioro funcional y menos agitación y alteración de los pacientes. También es verdad que la falta de personal y la falsa creencia de la seguridad de las sujeciones hace que muchos profesionales estén convencidos de su uso. A la larga no previene caídas, más bien, las caídas son más graves cuando hay contenciones puestas.

Por lo tanto sí existe evidencia científica para quitarlas, o más bien par no usarlas, lo que yo no he encontrado y que realmente creo a pies juntillas es que el supuesto ahorro de personal que nos hace poner contenciones mecánicas es con creces inferior al gasto que produce el hecho de tenerlas puestas: revisión del médico, cuidados durante la contención, tratamiento de las posibles lesiones… Dicho de otra manera creo que es más barato tener el suficiente personal para tener el menor numero de contenciones en una residencia que ponerlas.

Por otro lado saber que si un paciente con demencia presenta vagabundeo, señores HAY QUE DEJARLO ANDAR, por un lado mejor dormirá por la noche, por otro mientras no tenga una conducta peligrosa, no hay porque coartar su movimiento, sólo hay que tener las barreras arquitectónicas adecuadas para que no baje por las escalera o salga a la calle. Sé de sobra que tener en casa a una persona que no para de andar, y andar, resulta al final cuanto menos irritante, desgraciadamente así es la enfermedad. Esta es la clave para no poner o evitar las contenciones, cambios de actitudes con los pacientes y evitar los momentos de agitación y si ocurren poder vigilar pero no atar. Un ejemplo práctico de esto fue, trabajando en un centro de día, había un paciente con demencia que después de comer se ponía nervioso, hasta tal punto que le daba patadas a las sillas, a los otros usuarios les daba miedo, claro en ese momento hasta le poníamos medicación pinchada que era todo u show, bueno pues nos dimos cuenta que el empezaba los episodios de agitación cuando veía que algunos de sus compañeros se ponían el abrigo para irse, él quería volver a casa en ese momento y no concebía que no pudiera, normal no?. Bueno pues montamos toda una estrategia para que comiera en otra sala y así ir evitando que viera a los usuarios que se iban poniendo los abrigo en la sala contigüa. Así se resolvió el problema, modificación de estímulos y conductas.

Por último, pensar en la dignidad, quien quiere estar atado a una cama 24 horas porque se arranca la sonda? a lo mejor lo que no debería de estar es la sonda?

De sondas y alimentación en demencias lo trataré en otro post. Sólo sabed que hay profesionales que tenemos la convicción que sí se puede: tolerancia 0 a las sujeciones . Cualquier duda o comentario estaré encantada de responder.

 

Nadie ha comentado aún

Deja un comentario